Crónicas de Viaje

Viaje y salud: Recomendaciones sobre alimentos

Ver perfil del usuario

por: laura_sestari

Subí tu crónica
(3) (0)
Recomendaciones para todo destino

Viajar siempre es una actividad gratificante y llena de nuevas experiencias, pero no debemos olvidar el cuidado de nuestra salud, la prevención de ciertos factores a los cuales estaremos expuestos, por las características y naturaleza del destino elegido, para que nuestro viaje sea tal como lo hemos planificado.

Cuidados relacionados con el agua y los alimentos:

Medidas de higiene alimentaria básicas:

Optar por alimentos cocidos en su totalidad y estén calientes, evitando así alimentos cocidos que se hayan mantenido a temperatura ambiente durante varias horas. Los alimentos con poca cocción o crudos se deben evitar.

Elegir frutas y verduras que usted pueda pelar, descartar las variedades que no tengan la piel íntegra. Antes de consumirlas conviene el lavado con agua segura.

Evitar: Alimentos cuyo contenido sea con huevos crudos o poco cocidos, como ser saldas, mayonesas caseras y postres, así como también comidas de puestos callejeros, incluso helados.

Pescados:

El pescado crudo o en adobo puede ser factor de transmisión de distintos tipos de parásitos gastrointestinales, sumado a que en algunos países, pescados y mariscos pueden contener toxinas peligrosas, incluso después de cocidos.

Lácteos:

La leche debe ser hervida antes de consumirla. Respecto a los quesos conviene evitar los frescos.

Líquidos:

El agua debe ser hervida si la procedencia o seguridad es dudosa. De no ser posible utilice un filtro seguro o bien potabilizarla con algún agente desinfectante.

Evitar: El hielo a menos que haya sido preparado con agua segura, extremar cuidados en el cepillado de dientes con agua de dudosa procedencia.

¿Cómo desinfectar el agua?

Métodos físicos: La forma más segura para desinfectar el agua y así convertirla en agua segura es hirviéndola.

Es una forma práctica, segura y tradicional, mediante la cual se destruyen microorganismos patógenos como virus, bacterias y amibas, quistes, huevecillos, entre otros. Se requiere de un recipiente y fuego permanente hasta producir ebullición en el agua por lo menos tres minutos y un máximo de cinco minutos.  Luego dejar enfriar, airear (pasarla de un recipiente a otro para que retome partículas de aire y así mejorar su sabor), dejarla en reposo logrando así que las sales o sedimentos queden en el fondo del recipiente. La única desventaja de este método es que no proporciona protección contra la re contaminación.

Métodos químicos: Las Sustancias más utilizadas son compuestos de cloro y yodo dosificados de forma adecuada, ozono y otros oxidantes, como permanganato de potasio y peróxido de hidrógeno.

En caso de no contar con los suficientes medios para hervirla podremos desinfectarla utilizando:

Tintura de yodo (4 gotas de concentrado al 2% por litro de agua), o lejía apta para uso alimentario (2 gotas por litro de agua de concentrado al 4 o 5%). Con ambos casos es necesario agitar el agua y dejar en reposo por al menos 30 minutos.

El recipiente en el que vamos a verter el agua desinfectada deberá estar limpio.

Gentileza de: Julieta Martinez

Asesora en viajes de aventura, turismo ecológico, expediciones, agencia viajes aventura Madrid.

seguime en twitter @julyviajes

26 de Febrero, 2014