(0) (0)

21 refugios para el amor

En vísperas del día de los enamorados, les dejamos muestra mini guía de 21 hoteles y posadas argentinos ideales para ir en pareja, compartir ricas comidas y soberbias vistas en cualquier momento del año. Lo más importante es la compañía, pero si el paisaje ayuda… ¿Tenés tu refugio favorito para ir de a dos? Contanos cuál es.

Casa Antucura

Esteros del Iberá
Escapada clásica de argentinos, la “full inmersion” en la fauna correntina durante dos o tres días puede tener efectos insospechados en parejas estresadas o que recién se conocen y nunca en su vida vieron un yacaré, una capibara, un ciervo de los pantanos, una garza blanca en vuelo… Y ni qué decir de decenas de ellas. Un atardecer sobre la laguna Iberá, o un paseo de la mano por la pequeña Colonia Carlos Pellegrini (donde está la mayoría de las posadas) son planes perfectos para fomentar noviazgos incipientes o coronar convivencias prolongadas.


Rincón del Socorro

Propiedad de los conservacionistas Douglas y Kris Tompkins, la estancia se extiende por 12 mil hectáreas de campo, a 30 km de Carlos Pellegrini. La decoración es sutil, en tonos cálidos, y la atención de Leslie y Valeria Cook, un plus muy valorado por los huéspedes. . T: (03773) 15 47-5114. web

Aguapé
Posada pionera inaugurada por María Paz Galmarini en 1995. Los doce cuartos tienen nombres de aves y árboles de la región. Típica casa chorizo correntina reciclada con muy buen gusto, el placer de la estadía se extiende de las habitaciones a las galerías, del parque a la piscina, y de allí hasta la orilla misma de la laguna. T: (011) 4742-3015. web

Ecoposada del Estero
Estrella Losada y José Martín reciben en su flamante posada ecológica con seis habitaciones, una pasarela que lleva a la laguna, mangrullo panorámico y hamacas colgantes desde las cuales admirar los esteros. C: (03773) 15 44-3602. web


Córdoba

Punilla y Traslasierra son los valles más románticos de la provincia mediterránea: a los prolijos verdores de La Cumbre, una de las localidades más reputadas del norte, se suman los escondidos pueblitos que se detectan al atravesar el panorámico camino de las Altas Cumbres. San Javier y Yacanto es la dupla embajadora, pero están también La Población, Los Molles, Las Chacras, Loma Bola y La Paz para explorar a lo largo de la RP 14. Ambos valles son imanes para la radicación espontánea de argentinos y extranjeros que los eligen por su vibrante energía.


Gapasai
Flamante posada boutique de La Cumbre que recibe, desde septiembre de 2011, en sus tres exclusivas suites con magníficos ventanales. Hay también piscina con deck sobre las sierras y dos livings desde donde despedir el día con un vino de la cave seleccionado por el propietario, Marcelo Blondel.. T: (03548) 45-1749. web


La Constancia
Espléndida propiedad de la familia Dorado en las alturas del valle de Traslasierra. El arroyo San Javier pasa por la estancia y regala magníficos rincones donde sentarse a leer, pasear por el parque poblado de castaños, cruzar un puente de madera, admirar la capilla propia. No admiten menores de 12 años. . T: (011) 4702-9937. web


La Castellana

Pequeña posada de cuatro habitaciones y amable jardín por el que pasa el arroyo Yacanto. Con rasgos provenzales, la casa de piedra es el dominio de Viviana Toscano y familia. Tienen también unas cabañas en La Población, con importante piscina. T: (03544) 48-2020 lacastellana@vdolores.com.ar .web


Salta

El centro de la capital salteña, de pura estirpe colonial, depara gratas caminatas y visitas a los clásicos urbanos como la iglesia de San Francisco, la catedral o el Cabildo. Si el plan es ir más allá, los Valles Calchaquíes son un paseo no convencional, pero no por ellos menos romántico. Es preciso trepar la Cuesta del Obispo y detenerse en Cachi para dar comienzo a una ruta que sigue más allá de Cafayate. Visita a los teleros del Camino de los Artesanos y brindis con Torrontés (o Malbec de altura) son ítems imperdibles del recorrido.


Kkala
Se esconde en Tres Cerritos, a sólo 5 minutos del centro de Salta ciudad. Se trata de un coqueto hotel boutique de seis habitaciones que dos amigas y socias –Alejandra Terrado Feroglio y Fernanda Aguilar– llevan adelante con esmero, buen gusto y mucho clima de hogar. El desayunador vidriado tiene una vista magnética de los tejados del barrio. T: (0387) 439-6590. web

La Merced del Alto
Blanco y señorial, de lejos se destaca enclavado al pie del nevado de Cachi. Por fuera parece albergar mucho más que las 14 habitaciones que tiene, todas generosas en dimensiones y con buena calefacción. Cuenta con spa, piscina y restaurante donde se sirven delicias de la cocina regional gourmet. T: (03868) 49-0030/060.web


La Paya
Deliciosa posada familiar a 12 km de Cachi. Se trata de una vivienda rural de 1878 que viene creciendo impulsada por la nueva generación de hermanas Ruiz Moreno. A las ocho habitaciones con piscina y restaurante se suma la cosecha 2011 de Mónica María, el Malbec made in La Paya. . T: (03868) 49-1139. C: (0387) 15 481-5846. casadecampolapaya@yahoo.com.ar.web



Cataratas del Iguazú

Extasiarse de a dos contemplando la nueva séptima maravilla; besarse y refrescarse en las pasarelas mientras las mariposas se posan sobre el cuerpo de los tórtolos; gritar juntos cuando el gomón se aproxima a los saltos; empaparse, reírse; fotografiarse junto al poderío de la Garganta del Diablo: a pesar de que el destino tiene fama en alza, las buenas migas con Cupido resisten. Y la escapada a Cataratas no falla. Mucho menos si elige para alojarse alguna de estas propuestas, pensadas como refugios de selva a escala sensata.

Puerto Bemberg
Juan Manuel Zorraquín y Carolina Fonrouge, su mujer, están al frente de esta posada, única en su estilo, en Puerto Libertad, a 37 km de Iguazú. Es el renacimiento del hotel que ahí funcionó durante tres décadas, entre los 40 y los 70. Sobria y elegante, constituye inmejorable base para conocer las cataratas a todo lujo. T: (03757) 49-6500 y (011) 4152-5266. web

La Cantera
En plena reserva Iryapú, un ejemplo de arquitectura liviana, donde lo que reluce es la madera viva y las arborescencias. Por dentro, se trata de un hotel de diseño, con tres módulos de ocho cuartos cada uno, y cada cual con su balcón. También piscina y restaurante. T: (011) 4811-2405. web


Don Enrique Lodge

Escondido lodge de selva que el fotógrafo Gustavo Castaing montó junto al arroyo Paraíso, a 30 km de El Soberbio. Atendido por su madre, Bachi, el clima de hogar reina tanto en el club house como en las cuatro cabañas que, a pesar de estar equipadas para recibir familias (tres quíntuples y una cuádruple), son perfectas para parejas. T: (011) 15 5932-6262. web

Mendoza
El buen vivir es doblemente placentero si es compartido. Y eso es una constante entre los viñedos, bodegas y altas cumbres que enmarcan las rutas del vino mendocinas. Comer rico, cabalgar, descansar y olvidarse de todo lo demás. Ni hablar si a eso se suma el efecto relajante de un buen (o unos buenos) Malbec, la adrenalina de un rafting o una cena íntima en Chacras de Coria, bajo el cielo estrellado. Para redondear la experiencia de puro placer, los hoteles mendocinos invitan a recluirse: son cómodos y muchos de ellos tienen spa.

Casa Antucura
Junto a la bodega Antucura, una casa espléndida con un cielorraso pintado por Roggerone recibe a los huéspedes en esta propiedad del Valle de Uco. Las ocho habitaciones tienen detalles de sumo confort y buen gusto. En junio está cerrado. T: (0261) 532-4101 web

Villa Mansa
Abrió hace un año este hotel boutique en la ascendente zona de Vistalba, rodeado de viñedos y barrios cerrados. Viviana de Marchi y su equipo se ocupan de que las doce habitaciones luzcan impecables. Como plus, tiene restaurante, pileta y spa. T: (0261) 498-3258/ (0261) 527-8842.web

Casa Lila
El B&B de Mariela y Pablo Derra Barud, en pleno centro mendocino, es una buena opción y un poco más económica que la media. Ideal para los que buscan intimidad y trato personalizado, son cuatro habitaciones que dan a un jardín con deck. Hay televisión, libros y un Ipad de uso libre en el living. T: (0261) 429-6349.web



Ushuaia
La idea es apasionante: llegar a donde los mapas dicen “no va más”. La capital de Tierra del Fuego lo sabe y hace buen uso de esa geografía extrema. La visión del Canal de Beagle desde decks, mesas y habitaciones con jacuzzi es un aporte fundamental al plan. Y si hay luna llena, mucho más. Además, si bien la ciudad ha crecido mucho, mantiene una envergadura abarcable a pie, con interesantes museos, restaurantes gourmet, salidas en tren (del Fin del Mundo, claro) y hasta buenas compras libres de impuestos.

Los Cauquenes
Tiene todo para ser romántico. Vista al Beagle, un jardín de invierno que mira hacia una playita privada, un bar en el que arde una gran chimenea, completo spa y una gloriosa piscina in-out desde la cual apreciar el paisaje austral. Además, restaurante, shuttle a la ciudad y atención intachable. T: (011) 4735-2648. web

Cumbres del Martial

Alejado de la ciudad, al pie del glaciar Martial, María Salduna es la anfitriona en este cálido refugio integrado por seis habitaciones y cuatro cabañas desde las que se ve el amanecer sobre el Beagle. La clave es su casa de té (abierta al público), que de noche deviene petite restó y sirve delicias caseras junto a una salamandra. T: (02901) 42-4779. web

The House
Es un joven B&B ubicado bien cerquita del centro, con siete habitaciones sencillas, pero muy prolijas y equipadas con lo necesario: wifi, TV y buena calefacción por radiadores. La sala de estar funciona en el living de la casa, con chimenea y vista al Beagle. Reciben sus dueños. T: (02901) 43-7576. web


Bariloche
Toda la avenida Bustillo, la que corre paralela al Nahuel Huapi, es escénica por naturaleza. Basta una habitación con vista al lago para empezar bien una estadía de a dos. Como “capital” de la Patagonia, la ciudad también colabora. A los referentes hoteleros aquí mencionados –a los que se podrían sumar El Casco o hasta el hotel Correntoso, que da al mismo lago, pero en Villa La Angostura– le añade buenos restaurantes, salidas embarcado en catamaranes históricos o paseos por magníficos paisajes como son los de la Cascada Los Alerces o el río Manso.


Isla Victoria
Súmmum del romanticismo, se trata de una histórica hostería cuyos orígenes se remontan a 1937. Destruida con un incendio en 1982, reabrió en 2002 con flamantes 22 habitaciones, piscina exterior, importante restaurante y cava. Retoma actividad en septiembre. No recibe menores de 12 años. T: (011) 4394-9605. web

Llao Llao
Ícono de la arquitectura de Bustillo, se levanta justo donde el Nahuel Huapi se codea con el Moreno. Miembro de The Leading Hotels of the World, es hoy un lujoso 5 estrellas con golf de 18 hoyos, espectacular piscina in-out y buena cocina. T: 0810-222-LLAO (5526) y (02944) 44-8530. web

Los Juncos
A sólo 20 km del centro, la posada ocupa una lindísima casa de 1946 con cinco habitaciones. Cuando el chef cocina (sólo a pedido), echa mano de los productos de la huerta que prospera en el jardín. Porcelana de Limoges, una interesante cava y una alucinante vista del lago Nahuel Huapi son sus contraseñas. T: (02944) 44-8485 posadalosjuncos@hotmail.com. web

 

Nota publicada en febrero de 2012. Nota publciada en revista Lugares 193.