(0) (0)

Avenida Michigan: la caminata obligada

La avenida Michigan, eje de la zona de Magnificen Mile, es a Chicago lo que la Avenue des Champs-Élysées a París. Desde la Oak St. Beach hasta el puente Pointe Du Sable, Michigan es una sucesión de boutiques de alta gama, edificios memorables, restaurantes y hoteles de lujo. Conocés Chicago? ¿ Recorriste la Avenida Michigan? Contanos tu experiencia.

Vista nocturna de Chicago.Autor: Cecilia Lutufyan.

Con zapatos cómodos y tarjeta de crédito en mano, se la puede recorrer de punta a punta siempre y cuando no quede hipnotizado por las escenográficas vidrieras de Louis Vuitton, Bulgari, Gucci y Michael Kors. Por suerte, mirar es gratis. Donde sí hay que frenar es en el John Hancock Observatory, una torre que se estira 344 metros y que invita a viajar hasta el piso 94 en 39 segundos. Si el vértigo se lo permite, podrá tomar un café en las nubes con las mejores vistas (sobre todo de noche). Bien cerquita está Water Tower Place, un elegante shopping con ocho niveles para perderse entre negocios coquetos y otros insólitos como American Girl, que es un verdadero mundo de y para muñecas donde incluso pueden recibir tratamientos de ¡spa y peluquería!
A una cuadra hay que salirse del circuito del consumo para visitar el Museo de Arte Contemporáneo (MCA) donde se presentan subversivas e inspiradoras muestras locales que cambian tres veces en el año. Esculturas inmensas, instalaciones, pinturas, objetos y videos radiografían la escena artística local. Lo único estable en el museo, además de la calidad de los trabajos, es su premiado gift shop –donde hay geniales objetos a precios razonables–, los conciertos de jazz en verano y las fiestas que se arman los primeros viernes de cada mes.
Hay que bajar un poco más en dirección al río Chicago para encontrar la Water Tower. Custodiada por el edificio Hancock y el local de Giorgio Armani, esta única sobreviviente del gran incendio es linda al atardecer, cuando se ilumina.
Magnificent Mile termina, antes de cruzar el río, con final feliz: las torres Tribune, Wrigley y Trump. De estilo neo-gótico, el edificio que aloja al diario Chicago Tribune es imperdible, con su fachada integrada por piezas tomadas de Notre Dame o, incluso, un fragmento de la luna misma. Enfrente, el Wrigley Building con su fachada de terracota blanca y el reloj de dos pisos ubicado sobre la torre sur, que se conecta a la torre norte por la finísima pasarela del piso 14. Desde la galería de este imperio del chicle se puede acceder al Trump Hotel, un monstruo espejado de 92 pisos.
Este trío puede admirarse desde el otro lado del puente mientras se toman un cafecito con un bizcochuelo de crema y canela en una de las sucursales de Corner Bakery, panadería chicagüense que conquistó varias esquinas de esta ciudad y de los Estados Unidos.

 

 

 

Por Connie Llompart Laigle. Extracto de la nota publicada en revista Lugares 195.