(4) (0)

Los clásicos de Mar del Plata

Desde la Rambla hasta los barrios Stella Maris, Los Troncos y Grosellar.

Villa Victoria. Autor: Vera Rosenberg.

El principal balneario argentino, a 404 km de Buenos Aires, triplica su población estable cuando llega el verano. Son 50 km de costa (desde Parque Camet hasta Chapadmalal) con decenas de paradores con todos los servicios, una oferta hotelera y gastronómica amplísima, una variopinta cartelera de espectáculos (muchos de ellos de primer nivel), intensa vida nocturna, paseos para toda la familia y una amplia gama de deportes.

En definitiva, un abanico de opciones para postularse –y ganar– como candidato a las vacaciones para todos en el mar. Además, Mar del Plata es una ciudad con historia: fue aquí donde arquitectos afamados del siglo XX, como Alejandro Bustillo, hicieron sus creaciones en el pujante balneario; y donde muchas familias aristocráticas construyeron sus mansiones de veraneo, en exquisitos estilos arquitectónicos que aún pueden apreciarse, especialmente en el barrio Los Troncos.

En la rambla, frente a la famosa Playa Bristol (en verano, en sus arenas no cabe un alfiler), no pueden dejar de verse el Casino Central y el Gran Hotel Provincial (en manos de la cadena española NH desde noviembre de 2008). Ambos son marcas registradas de la arquitectura marplatense del siglo pasado. Frente al Casino está la Plaza del Milenio, con su Fuente de Aguas Danzantes y su show nocturno de luz y sonido. Las medialunas de la confitería Boston son otro clásico de esta zona.

Otras construcciones céntricas emblemáticas son la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia, de estilo neogótico, con vitraux franceses; el edificio del Correo Central (en Av. Luro 2460); el Teatro Colón, con su típica fachada neocolonial; el Club Español y el Palacio Municipal.

Mansiones y museos en Stella Maris

Por el boulevard Peralta Ramos, paralelo al mar, en dirección sur se llega a la loma Stella Maris, que concentra otros importantes edificios y museos. Allí está desde 1904 el Torreón del Monje, ícono de Mar del Plata. Es un complejo con restaurantes y confiterías en distintos niveles con una particular vista panorámica. Se alcanzan a ver las Villas Pintoresquitas –conjunto de bellos chalets– y las mansiones de Villa Unzué de Casares (Olavarría 2134), Chateau Frontenac (Alvear 2010), Villa Blaquier (Alvear 2132), Villa Ortiz Basualdo (Colón 1189) y Villa Normandy (Colón esquina Viamonte).

En esa zona se encuentra el Museo del Mar, que merece una visita. Hay más de 30.000 caracoles de todos los mares del mundo recolectados por una sola persona. Frente al  museo está Villa Ortiz Basualdo, construida en 1909 como mansión veraniega. Su fachada, de línea anglo normanda, con un trabajo de falso pan de bois, es muy singular.

En el interior, el primer piso conserva intacta la ambientación de principios de siglo pasado, con muebles que son una joya modernista de puro art nouveau. El resto del edificio alberga el museo de arte Juan Carlos Castagnino, que exhibe la obra de este artista marplatense y de otros importantes plásticos argentinos, como Soldi, Berni y Alonso.

En el barrio también se encuentran la Capilla Stella Maris, de estilo neogótico ecléctico, y la Torre Tanque de Obras Sanitarias, con un mirador a casi 80 metros sobre el nivel del mar, desde donde puede verse la ciudad.

Los hitos de Los Troncos

El barrio residencial Los Troncos también atesora mansiones de estilo europeo. Una de ellas es Villa Victoria, antigua casa de veraneo de la escritora Victoria Ocampo, hoy convertida en centro cultural. Muy cerca está Villa Silvina, la casa que su hermana compartió con el escritor Adolfo Bioy Casares, hoy convertida en un colegio.

En Los Troncos se puede visitar Villa Mitre, sede del interesantísimo Museo Histórico Municipal Roberto Barili, en el que se exhiben fotografías y  documentos que retratan la evolución de la ciudad, y la Casa de los Troncos, una cabaña de estilo pintoresquista suizo, que fue construida en 1938 con troncos de madera hachada y que ha sido declarada de interés patrimonial.

Otro clásico marplatense es La Casa del Bosque, una confitería imperdible para tomar el té con deliciosas tortas caseras, en pleno bosque Peralta Ramos.

En el barrio residencial Grosellar, dentro de una reserva forestal, está la Casa Museo Bruzzone,  en la que es posible descubrir la vida y la obra del pintor Alberto Bruzzone. Se puede visitar el taller, intacto desde su muerte.


Casino Central
Boulevard Marítimo 2148 
T: (0223) 495-7011/16

Museo del Mar
Av. Colón 1114
T: (0223) 451-9779/ 3553
www.museodelmar.com

Museo Municipal de Arte Juan Carlos Castagnino
T: (0223) 486-1636

Torre Tanque Obras Sanitarias
Falucho y Mendoza
www.osmgp.gov.ar

Casa Museo Bruzzone
Maria Curie 6193, El Grosellar.
T: (0223) 479-0227
www.casabruzzone.com.ar