(0) (0)

Página verde: Escuela de guardaparques

Desde 2005, la Administración de Parques Nacionales tiene en Embalse, Córdoba, un Centro de Capacitación en Áreas Protegidas del que egresan profesionales formados para proteger recursos naturales para la Argentina y América Latina. Entrevista a su coordinador, Pablo Rosso.

 

¿Cómo surgió la primera Escuela de Guardaparques?

La Administración de Parques Nacionales (APN) tiene una larga historia en materia de capacitación de su personal y es pionera en el tema en todo Latinoamérica. Se originó en 1938 con la Escuela de Viveristas y de Capacitación para Guardaparques, ubicada en la Isla Victoria, dentro del PN Nahuel Huapi. Luego, en 1968, se inicia la capacitación específica con la creación del Centro de Instrucción de Guardaparques “Bernabé Méndez” que cambió de ubicación a mediados de los ’80, cuando se trasladó de la Isla Victoria a la ciudad de Bariloche, donde funcionó hasta 1992.

¿Y luego?

Con el correr de los años, respondiendo a los cambios de paradigmas de la conservación, la APN inicia un proceso de capacitación universitaria para sus guardaparques, con la creación del Instituto “Claes Ch. Olrog”, que funcionó en Tucumán desde 1994 hasta 2004, a través de un Convenio con la Universidad Nacional de Tucumán y que luego continuó con otro con la UBA y con la creación, en agosto de 2005, del “Centro de Formación y Capacitación en Áreas Protegidas” (CFyCAP) ubicado en Embalse, Córdoba.

¿Hay un sólo título o hay títulos intermedios?

Hasta la promoción 25° (2008) el título era de Técnico Universitario en Manejo de Áreas Protegidas o en Administración de AP, según el plan de estudios o la universidad que lo otorgara. Desde 2012 (promoción 26°), el curso es de capacitación y no tiene reconocimiento universitario, ya que se busca que los aspirantes tengan estudios de grado previos.

¿Cuántos egresaron en la última promoción?

La última fue en 2008 y egresaron 44 guardaparques. Desde entonces no hubo nuevos cursos hasta ahora y el que se desarrolla actualmente –y que finalizará en septiembre de 2012– cuenta con 30 cursantes.

¿Cuántos guardaparques hay en ejercicio?

Actualmente hay 255 guardaparques nacionales que se desempeñan en las 40 áreas protegidas del país. Además hay 244 guardaparques de apoyo que tienen un mecanismo de ingreso y de capacitación diferentes.

¿El alcance de la formación del CFyCap es local o regional?

También dictamos anualmente un Curso Regional para Guardaparques de América Latina, en conjunto entre la APN, la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA) y el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. En ocho años que lleva en ejecución el proyecto, se han capacitado 139 guardaparques o agentes de conservación de 19 países de América Latina (incluyendo a los sistemas de AP provinciales o privados de Argentina).

¿Qué aspectos son los fundamentales en la formación de un guardaparques según su experiencia?

Las áreas protegidas son espacios donde se desarrollan procesos físicos, biológicos y sociales en forma permanente y en forma muy dinámica, por eso, además de tener vocación por la conservación de la naturaleza, el guardaparque debe ser muy observador y curioso, para poder detectar cualquier cambio que se produzca en el ambiente o en las actividades que se desarrollan dentro de las áreas; debe contar con una sólida base de conocimientos para poder entender y registrar correctamente estos cambios y tener el criterio, sentido común y humildad para saber trasmitirlo eficientemente a cualquier persona. Además debe poder interactuar con todo aquel que se relacione con el área, ya sea un científico que lleva a cabo investigaciones, un poblador rural que vive dentro o en las inmediaciones del área, o un turista que la visite.

Por último, el guardaparque tiene que tener muy claro que es un funcionario público que debe prestar un servicio a la comunidad. Su función es la de proteger y asistir a estas personas y al mismo tiempo conservar los recursos naturales y culturales. Resumiéndolo en una frase cuyo autor desconozco: “Proteger a la gente del parque y al parque de la gente”

¿Cree que el perfil de quienes quieren ser guardaparques se mantiene en el tiempo o nota diferencias? ¿Si es así, en qué sentido?

Sí, en más de 70 años, desde la escuela de viveristas hasta la actualidad, el perfil fue cambiando considerablemente, del baqueano y conocedor del lugar desde nacimiento a un profesional capacitado para desempeñarse en diferentes ambientes y en tareas tan complejas y particulares como la atención y asistencia a los visitantes, el control y la vigilancias de las áreas, el monitoreo ambiental, la fiscalización de las actividades de uso público y de aprovechamiento de recursos naturales, la vinculación con la comunidad y la preservación del patrimonio cultural, entre otras actividades.

Hoy en día se busca que el guardaparque tenga una visión integral de la conservación de los recursos naturales y culturales, que garantice la sustentabilidad de las áreas protegidas desde el punto de vista ambiental, social y económico.

Pablo Rosso es guardaparque nacional y Técnico en Administración de Áreas Protegidas, egresado del Instituto Claes Ch. Olrog en 1997. Se desempeñó como guardaparque en PN Tierra del Fuego, Los Alerces, Nahuel Huapi y Monte León. Participó como personal científico en las campañas antárticas de 2003/2004 y 2005/2006 en Orcadas y Shetland del Sur. De 2007 a 2011 fue Intendente del Parque Nacional Monte León. Actualmente es el Coordinador del CFyCap en Áreas Protegidas de la APN.

 

Requisitos para ser guardaparques

Ser argentino.

Tener entre 20 y 29 años cumplidos al día de la apertura de la Inscripción.

Formación: Título universitario o terciario de carreras de duración no inferior a dos años, en ambos casos relacionadas con el manejo y gestión del ambiente y/o de los recursos naturales; o título secundario completo y acreditación de experiencia laboral no inferior a tres años en tareas de campo realizadas en Áreas Protegidas Nacionales, provinciales, municipales o privadas.

Saber conducir y contar con licencia de conducir categoría B2 o superior.

Aptitud psicofísica certificada por institución pública de salud.

Saber nadar.

Saber andar a caballo.

Tener capacidad y habilidad manual para el uso y mantenimiento de máquinas y herramientas.

 

Centro de Formación y Capacitación de APN

Bungalow  51, Unidad Turística de Embalse, Córdoba.

T: (03571) 48-6716 /18.

centrocapacitacion@apn.gov.arwww.capacitacionapn.gob.ar