(37) (11)

Sugerencias para conocer lo mejor de Praga en 3 días

Atrás quedaron los días en que las ciudades de la ex Europa del Este curtían perfil ruso-alemán. Hoy un clima de entusiasmo y consumo gana las calles de esta ciudad checa, que merece una pormenorizada visita.

Praga

Ph via david.nikonvscanon

Día 1

El recorrido comienza en la Plaza de Wenceslao, que se extiende como un bulevar a lo largo de varias cuadras desde el Museo Nacional hasta la estación de metro Müstek. Cerca de allí se encuentra uno de los monumentos más importantes de la ciudad: la Puerta o Torre de la Pólvora. Vale la pena subir sus 168 escalones de piedra para tener una fascinante vista de la Ciudad Dorada. A pocas cuadras, la Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí) merece un alto de un par de horas y un café en alguno de sus bares para contemplar los edificios medievales, la Iglesia Nuestra Señora delante de Tyn, símbolo del estilo gótico, y el famoso Reloj Astronómico. A pasos de allí se encuentra la casa del reconocido escritor Franz Kafka, y varios bares y restaurantes en los que se pueden comer platos típicos. Por la noche, sugerimos no perderse el teatro negro de Praga, que podrá encontrar en varias salas del centro de la ciudad.

Día 2

La Avenida de París lleva a Josefov (el barrio judío), que fue alguna vez el mayor ghetto judío de toda Europa. En sus calles, en el Antiguo Cementerio y en las sinagogas se puede vislumbrar la historia, tradiciones y cultura que desarrolló el pueblo judío en Praga. A unos pasos se encuentra el Rudolfinum, un imponente edificio neorrenacentista en el que se puede disfrutar de los mejores conciertos de música clásica. Siguiendo la costa del río Moldava se llega al Puente Carlos IV, un ícono de la ciudad construido en 1357 y hoy sólo apto para peatones que comunica la Ciudad Vieja con la Ciudad Pequeña. Malá Strana es otra área histórica de Praga, con sus iglesias barrocas y calles adoquinadas. Hoy tiene además bares, pubs, restaurantes y hasta una versión pequeña de la Torre Eiffel, desde la que se puede apreciar una de las mejores vistas de la ciudad. Por la noche recomendamos volver al Puente Carlos IV, la vista de Praga iluminada asombra en cualquier época del año.

Día 3:

El Castillo de Praga se puede visitar en una hora, pero es poco lo que se podrá apreciar en ese tiempo del castillo medieval más grande de Europa. Sugerimos pasar por lo menos 2 o 3 horas recorriendo sus patios, la famosísima Catedral de San Vito, que tardó más de 5 siglos en ser terminada, la Plaza de San Jorge, la Torre Negra y los alrededores del castillo en los que se destaca la Plaza de Loreto. Para concluir el día, un paseo en barco por el Moldava.

Mirá estas otras guías para conocer ciudades en 3 días: Guía para recorrer los principales puntos turísticos de Londres | Guía para recorrer los principales puntos turísticos de Lisboa